Despropósitos e incongruencias.

Según se afirma en uno de los estudios llevados a cabo por Richard Wiseman*, aproximadamente el 88% de las personas no logra cumplir los propósitos fijados para el año nuevo.

En cuanto a plantear objetivos, el primer error que estaba pasando por alto fue la cuestión de elegir la fecha oportuna. Admito que nunca sabré con total certeza cuál será la fecha más adecuada ni tampoco miro la alineación de los astros para ponerme nuevos retos pero si existe en el calendario, al menos de la mayor parte de la población occidental, un periodo que pueda considerar complejo para plantearlos y que estos lleguen a buen término, ese periodo será el que comprende las fechas previas a la Navidad.

Quizás ahora te estés preguntando cuál es el periodo que comprende “las fechas previas a la Navidad”, pues eso depende de lo soñador-previsor que seas y aquí va una pista, permanece atento cuando hables o pienses en lo que deseas y comiences con un “Pues a partir del Año Nuevo…”, “Después de Reyes…”, etc.

No deja de sorprenderme la cantidad de personas que año tras año invocando al “mágico poder” de un puñado de uvas y ataviados de tangas o calzoncillos rojos se lanzan incautos a configurar el destino de sus vidas.

Lo cierto es que por mucha ropa interior roja que lleves el próximo Fin de Año desde ya te digo que plantear objetivos para comenzar en diferido es algo parecido a un cortocircuito mental. Imagínate por un instante la batalla que se librará en tu cabeza pues sabes que tienes que hacer algo para obtener lo que te propones, pero “decides” que lo mejor es olvidarte “por unos días” del entusiasmo y la energía que que se origina tras tomar la decisión; pues aún será peor, pensar que tu objetivo puede marcar un cambio significativo en tu vida pero ahora voy a hacer justo lo contrario “hasta que pasen estas fechas”.

¡TOMA YA! ¿Cómo se te quedan las neuronas?

Ten en cuenta que las fechas navideñas son expertas en poner a prueba tu fortaleza para decidir entre el placer a corto plazo y los compromisos a medio o largo plazo. Te recomiendo mantenerte alejado de plantear y objetivos para NO comenzar a trabajar con ellos sobre la marcha, fácilmente estos pasarán a convertirse en uno de esos “debería” que se salen del control de nuestra agenda.

Pretender que vamos a comenzarlos después de las fechas más caóticas e incongruentes del año no me parece buena opción, vamos que el tiempo de “Paz, Amor y Prosperidad” fácilmente suele convertirse en “estrés, obligaciones y excesos” o lo que es lo mismo, actuar de manera opuesta a lo que deseamos en el día a día de nuestras vidas. En fin una especie de carnaval de incongruencias en el que todo vale para que nos sigan aceptando socialmente o quien sabe que otro motivo.

Cuando decidas afrontar un nuevo reto aprovecha lo que yo llamo EL PODER DEL HAZ ALGO AHORA** para contrarrestar los procesos que habitualmente te llevan a postergar indefinidamente. Acompaña cada decisión de alguna acción en la dirección de tu propósito preguntándote ¿Cuál es el siguiente paso? y sobre todo no olvides llevarla a la acción.

* Richard Wiseman es un psicólogo e investigador en la Universidad de Hertfordshire, UK.

** Aprovecho la intencionada similitud con el best-seller El Poder del Ahora de Eckhart Tolle, sin duda una lectura muy recomendable si te consideras perfeccionista, indeciso o eres un “pensador compulsivo”.

No olvides pasar a la acción pues mañana seguimos.

¿Quieres que te avise?

¿Quieres que te avise?

Si deseas mantenerte informado de las actualizaciones de esta web y además quieres enterarte de los eventos que organizamos deja tus datos en el formulario y recibirás como obsequio el informe,

TENEMOS QUE HABLAR, un documento de reflexión para aquellos que formaron empresa con socios o están en proceso de emprender.

Enhorabuena, has sido suscrito con éxito. Muchas gracias.

Pin It on Pinterest